La Madre de Dios Czestochowa Ver más grande

La Madre de Dios Czestochowa

Nuevo

Según una tradición, también San Lucas fue el iconógrafo que pintó este icono, siendo la emperatriz Elena la que lo trajo de Jerusalén enviándolo a Tsargrad en el siglo V. 

Más detalles

Su icono va a comenzar a prepararse

24,50 € impuestos excl.

  • Sobre madera
  • Dorado

Más información

Posteriormente -s. X-XI- fue ofrecido al príncipe ruteno Lwow (León) quien lo ocultó en su castillo de Belz en Ucrania, región que en 1.382 pasó a Polonia y donde lo descubrió Wladislaw Opolczyk, hacia el 1.375, quien lo depositó en Czestochowa, en un monasterio recientemente construido por su primo Luis de Anjou y confiado a monjes húngaros.
Otra tradición afirma que este icono pertenecía a la dote de la gran duquesa Ana, hermana de Basilio II emperador de Bizancio, para su matrimonio de Vladimir el Grande (980-1.015). En la invasión del Khan Batu el icono fue ocultado en Leopold y, posteriormente, en Belz donde la halló el príncipe palatino Wladislaw Opolczyk.
Lo que si parece cierto, según todos los estudios críticos modernos, es que el icono se fecha entre los siglos VII-VIII en Constatinopla, de autor desconocido.
Parece ser que la «herida» que aparece en el rostro de la Madre de Dios se debe a una flecha tártara que lo dañó cuando fue colocado como palladium sobre el muro de la ciudad de Belz.
Fue restaurado entre 1.430 y 1.434. A esta restauración debemos la incorporación de las flores de lys sobre el manto (por Luis de Anjou) así como el aspecto gótico que presenta actualmente el icono.
Perteneciente al tipo clásico de Odighitria, observamos en él a la Madre de Dios en busto de frente, sosteniendo al Hijo sobre el brazo izquierdo, ataviada de un manto azul oscuro en la actualidad adornado con flores de lys. Su rostro, ovalado, alargado, de tez oscura. Resalta su boca pequeña, su nariz alargada, al igual que sus ojos que expresan calma e inspiran paz. El nimbo en relieve, casi ensamblado con el del Hijo sobre un fondo verde oscuro.
El Hijo, vestido de un manto rojo ricamente adornado, lleva el libro cerrado de los Santos Evangelios en su mano izquierda, mientras bendice con la derecha.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

La Madre de Dios Czestochowa

La Madre de Dios Czestochowa

Según una tradición, también San Lucas fue el iconógrafo que pintó este icono, siendo la emperatriz Elena la que lo trajo de Jerusalén enviándolo a Tsargrad en el siglo V.