Madre de Dios Odighitria Ver más grande

Madre de Dios Odighitria

Nuevo producto

Atribuido a San Lucas el prototipo de este icono de la Madre de Dios «que nos conduce», y «que nos muestra el camino», que se veneraba en la iglesia llamada «de los guías», en Constantinopla, lo cierto es que alcanzó una gran popularidad en Bizancio.

Más detalles

Su icono va a comenzar a prepararse

24,50 € sin impuestos

  • Sobre madera
  • Dorado

Más

En el amplio marco de la iconografía de la Madre de Dios, la imagen de la Madre de Dios Odighitria, «la que muestra el camino», ocupa un lugar privilegiado. Representación común a Oriente y Occidente, sobre todo en la alta Edad Media europea, ha sido lugar de comunión y de referencia obligada para cuantos han querido reproducir una imagen de la Madre de Dios.
Si bien resulta bastante probable que el tipo original de la Madre de Dios Odighitria provenga de Siria, también es cierto que aparece en Constantinopla en tiempos del emperador Justiniano, manifestando desde el comienzo trazos característicos de un estilo griego muy evolucionado.
Habiendo sido pintado por San Lucas -según la tradición- y bendecido por la Madre de Dios que dijo: «Mi gracia está en este icono», fue enviado desde Jerusalén por la emperatriz Eudoxia, esposa de Teodosio II (408-456) -según los historiadores bizantinos- a su suegra Pulqueria, que vivía en Constantinopla. La atribución de este icono a San Lucas puede ser una tradición que se remonta a siglos precedentes, aunque puede estar igualmente fundada sobre hechos históricos precisos. Nada sabemos con absoluta certeza, si bien la tradición que se lo atribuye es importante en Oriente.
Por otra parte, dado el papel tan importante que jugaban las emperatrices en cuanto a las relaciones del Imperio con Palestina, es probable que el primer icono de la Madre de Dios Odighitria fuera llevado de Palestina o de Egipto; pero, en cualquier caso, las copias antiguas que actualmente se conservan no muestra trazo alguno de un original del s. V.
Para otros historiadores, el icono fue enviado a Teófilo de Antioquía y depositado en la iglesia de las Blanquernas, en Constantinopla.
En cualquier caso, lo que sí aparece con claridad, es que su origen se debe de ubicar en Oriente.
La Madre de Dios Odighitria se configura de manera definitva a partir del s. XIII como busto y no presenta grandes cambios en las variantes, aunque sí multitud de nombres debido a la cantidad ingente de copias que se hicieron y a las que, normalmente, se les dio el nombre de la propia ciudad en la que es venerado el icono y en la que ha acontecido un hecho milagroso. Si bien los iconos tardíos van a manifestar diversidad de detalles nuevos que van a influenciar la composición dándole un sentido teológico nuevo.
Los elementos que nos permiten afirmar que el «tipo» Odighitria está bien definido desde el s. XII son:
1.- La Madre está de frente, o ligeramente vuelta hacia la izquierda cuando está de pie.
2.- La cabeza del Niño se encuentra a la altura de la Madre tanto en los iconos en los que permanece sobre las rodillas de la Madre, como en aquellos en que se encuentra sentado sobre su brazo izquierdo.
3.- El Niño lleva, en su mano izquierda, el pergamino de los Santos Evangelios, mientras bendice con la mano derecha. A partir del s. XI este signo de bendición lo hará con tres dedos extendidos, en lugar de dos.
4.- La mano derecha de la Madre se encuentra a la altura de su pecho, extendida hacia el Niño, como señalándolo.
5.- Tanto por las formas, colores y gestos, este icono va a expresar una de las verdades fundamentales de la fe: la que engendró a Cristo, el Salvador, el «Dios con nosotros», ha llegado a ser la guía para los que buscan el Camino que lleva hacia El, de quien reciben la Verdad y la Vida.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

Madre de Dios Odighitria

Madre de Dios Odighitria

Atribuido a San Lucas el prototipo de este icono de la Madre de Dios «que nos conduce», y «que nos muestra el camino», que se veneraba en la iglesia llamada «de los guías», en Constantinopla, lo cierto es que alcanzó una gran popularidad en Bizancio.